Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

5 pruebas que debes realizar para saber si estás listo para adoptar un cachorro

A más de alguno le ha pasado que durante toda su niñez o adolescencia soñó con tener un perro, pero que por algún motivo, eso no pudo ocurrir y tuvieron que seguir adelante. ¿Triste? No tanto, ya que muchos de esos niños hoy ya se encuentran crecidos – ¡y bien crecidos!- por lo que son ellos mismo quienes deciden seguir por ese sueño de adoptar un cachorro, o simplemente dejarlo en el camino.

Sin embargo, no es llegar y adoptar. Debes asegurarte que eres lo suficientemente capaz para hacerlo. Te recomendamos hacer estas pruebas para que veas si tienes lo que todo perro necesita – más allá de estar dispuesto a acariciarlo todo el día…y noche. ¿Estás listo?

1. La prueba de la planta con baja necesidad de mantenimiento

Tienes que adquirir un bambú o cualquier planta que requiera un cuidado simple, como regarla dos veces a la semana. Ponla en el lugar que corresponde y ¡BOOM! verás cómo vive. Esto es tan fácil como se lee, así que si encuentras que te cuesta o tienes problemas con la mantención de la planta, entonces debes saber que eres terriblemente incapaz. Si no pudiste con esta planta, no creo que ningún tipo de vida (humana, animal o vegetal) se puede dejar a cargo tuyo.

2. La pelicula tierna

Esta es una de las pruebas más simples. Eliges una película, puede ser una comedia romántica o una película para niños de Pixar, pero que sepas que amas Ve la película repetidamente. ¿La viste dos veces? No basta, tendrás que verla de nuevo, otra vez, otra vez y otra vez. Tienes que verla tantas veces, hasta llegar al punto en que no la encuentras tan tierna, ya que te sabes todos los diálogos y escenas.  ¿Te sigue gustando la película?

La finalidad de esta prueba, es demostrarle a la gente que los perros -sobre todo cachorros- son extremadamente tiernos, pero hay un minuto en que dejan de serlo a medida que van creciendo. Puedes obtener al pastor alemán bebé porque es pequeño, lindo y adorable. ¡Qué mejor combinación para conseguir likes en Instagram! Pero no siempre será así. Luego de unas semanas se convertirá en un perro grande, que ocupa mucho espacio, que se come las plantas, el sillón y hasta tus zapatos. Ahí no habrán tantos likes ¿no?

3. Las alarmas

Debes establecer, al menos, dos alarmas en cualquier hora del día. Debes asegurarte que vas a estar cuando suenen. El objetivo de esto, es que cada vez que suene la alarma, es el momento en que tendrías que estar presente para tu querida mascota, ya sea para salir a caminar, para que lo saques al patio para sus necesidades o simplemente para darle su comida.

Si eres un amante de los viajes, debes considerar un plan B para el cuidado de tu perrito. Debes tener amigos o familiares presentes, para que les puedas pedir el favor de cuidar a Otto.

4. Sucio e Inmundo

Esta es una de las pruebas, que sin duda, te llevará a la realidad inmediata de tener un perro. Sal al jardín o a una plaza y frota tus zapatos – ojalá unos que estén en sus últimos días de uso- en la tierra, si hay barro mucho mejor. A continuación, vuelve a tu casa y con la zapatilla sucia pisa la alfombra, puede ser alguno de tus muebles favoritos e incluso tu cama. ¿No estás preparado? ¿Para qué armar tanto desastre? Bueeeeno, eso es prácticamente lo que ocurrirá cuando lleves de paseo al parque a tu perro. Si no quisiste hacer esta prueba, es muy probable que no estés preparado para enfrentar este tipo de situaciones. Quizás debas considerar adoptar un hámster.

5.  El recolector de basura

Pasea por tu vecindario durante 15 minutos y recolecta la basura que encuentres como latas, papeles o botellas de plástico. Seguramente te estarás preguntando cuál será el objetivo de esta prueba, no es nada más ni nada menos que adquieras una simple costumbre: agacharse y agarrar cosas en movimiento. Cuando tengas tu esperada mascota, verás lo fácil y rápido que será para él ir al baño. Tendrás que adquirir la costumbre de andar con bolsas de plástico por todas partes, porque uno nunca sabe cuándo ni cómo será el lugar en que tu perro decida defecar. Además, si no la recoges puedes arruinarle el día a tu vecino o más allá de eso, ganarte multas.

¿Y? ¿Estás preparado?