Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

10 técnicas para arrancar con elegancia de una cita del horror

Nuevas o viejas tecnologías, las citas a ciegas (o semi-ciegas, aka “vi sus fotos de okcupid”, aka “revisé su facebook”) aún son una realidad cotidiana para muchas/os.

Muchas veces pasa que este tipo de citan salen mal. Es la dura realidad. Como sea, no son pocos los que prefieren terminar la cita de la manera elegante y quedar bien -a pesar que propablemente no vuelvas a ver a esa persona- sin llegar a ser un/a plomazo desagradable.

1.- Ocupa a tus amigas para “el llamado de emergencia”

Concreten un horario específico y pídeles que te llamen o manden mensajes del tipo “SOS” o “Emergencia”. Ofrece un pequeño background para que la excusa parezca creíble. Algunas sugerencias:

“Amiga, creo que le pusieron un roofie a mi roncola, ven a buscarme antes que pase lo peor”

“ACABO DE PILLAR A JUAN CON LA VECINA, VOY A METER LA CABEZA AL HORNO”

“Hay un show sorpresa de Daddy Yankee en nuestra disco favorita, vente, tengo un +1”

o algo derechamente simpre como “EEEEEMERGENCIA. LLÁMAME AHORA”.

Si la cita va bien, puedes revisar esos mensajes en el baño y avisar a tus amigas que estás fuera de pelilgro

2.- Ten a alguien vigilando de lejos

Puedes pedirle a algunos amigos que vayan al mismo bar que tú y a la mínima provocación, aparezcan a saludarte, marquen territorio y dejen sin espacio a tu cita.

3.- Practica añorar a tu ex (incluso si es mentira, incluso si no existe)

Nada espanta a un nuevo prospecto como la horrible melodía de una persona sufriendo por su ex. No escatimes en detalles. Llora un poco.

No te van a volver a llamar. Garantizado.

4.- Culpa a las “molestias femeninas”

Nadie nunca quiere hablar de eso. Finge calambres menstruales, funciona siempre. Porque aunque una esté así:

Lo que el otro imagina es esto:

5.- Culpa a tu agenda

Organiza la cita para un horario temprano, y di que en un par de horas tienes otro compromiso. Así es la vida es las mujeres ocupadas(?)

6.- Entra en modo acosadora

Habla de cada detalle que manejes de tu cita, haz despliegue de tus conocimientos sobre el otro, habla de cosas que pasaron hace meses que viste en su instagram, pregunta por sus amigos, por su ex, por su mamá y su gato de la infancia.

No, no te van a volver a llamar.

7.- El “igualito a”

Dile a tu cita que es igual pero igual igual a un ex que te rompió el corazón, a un amigo de infancia que murió joven, al hombre que asaltó a tu familia violentamente. Puedes llorar incluso. La clave es “no puedo mirarte sin pensar automáticamente en ese momento horrible de mi vida” y te vas, compungida.

8.- Sé lo peor

Di que no tienes trabajo. Si te pregunta por tu vida laboral, di que no has durado más de seis meses en ningún lugar. Eso no es tu problema, el problema es que la gente que no es buena. Tú estás triunfando en la vida. Viviendo en el sótano de tu mamá. Y que justo ése día saliste sin billetera así que no puedes dividir la cuenta.

Para que esta técnica funcione con elegancia y perfección, habla de todos tus ridículos proyectos (o ’emprendimientos’) y de todo lo que quieres en la vida pero no estás haciendo nada para conseguir.

9.- Conviértete en un espanto

Elige un culto del cual manejes un par de datos y menciónalos casualmente durante la conversación. O puedes hablar de asesinos en serie con más que interés, admiración y fascinación.

10.- Prueba con un poco de honestidad

Dile que no va a resultar y que no vale la pena seguir perdiendo el tiempo. Tira a la mesa los billetes de tu parte de la cuenta y sale de ahí como una campeona.